Novedades

lunes, 13 de noviembre de 2017

GENERACIÓN QUEMADA

Generación quemada

Antología de autores norteamericanos

Traducción de José Luis López Muñoz
Siruela
Madrid, 2.005
283 páginas
20 euros

Respirando la fatiga


Tal vez el epílogo de este libro, escrito por Zadie Smith, deba ser lo primero en leerse. La escritora británica saca a estas narraciones su mejor jugo, es capaz de interpretarlas como si se tratara de la obra de un solo autor, es decir, como si la fatiga que respiran los escritores norteamericanos de una generación que publicó sus relatos entre 1.999 y 2.002 condicionara su existencia, hasta el punto de unificar su literatura bajo un mismo espíritu. Sin entrometerse en análisis literarios formales, Zadie Smith comenta, valora y explora la forma en que ellos se sienten perdidos formando un coro melancólico, y el entusiasmo con el que escriben dando paso a personajes más apagados e inseguros, menos optimistas de los que crearon las generaciones que los precedieron. Cataloga  su elocuencia como algo semejante a la pasión por la muerte de la autenticidad. Encuentra una tendencia común hacia lo caprichoso y en ocasiones extravagante, dado que su mayor pretensión es la de contarnos una historia, sin importar la cantidad de surrealismo implícito. E incluso comenta la persecución de la metáfora, pero no tanto de la misma como juego verbal, como recurso descriptivo o lírico, sino de la metáfora temática; de hecho, algunos de los relatos sólo pueden recibir una valoración positiva si se les afronta desde una lectura metafórica, pues se trata de enseñar los dientes de la vida a los hombres supuestamente felices.
En lo que no se entretiene Zadie Smith es en calibrar la calidad de los relatos. No es esta si misión, pero sí la del lector, una tarea para la que resulta de excelente ayuda haber comprendido previamente las taras y principios desde los que se parten. De ahí que el epílogo acaso debería haber sido un prólogo. Generación quemada (o Los niños quemados de América, si traducimos literalmente el título en inglés) reúne, bajo un epígrafe prestado del relato de David Foster Wallace (Encarnación de una generación quemada), tanto a escritores ya bien conocidos y divulgados con éxito en nuestro país –Jeffrey Eugenides, Rick Moody, Jonathan Lethem, Jonathan Safran Foer, el propio Foster Wallace- como a gente que si bien ha sido publicada, resulta un tanto desconocida –Sam Lipsyte, Arthur Bradford, Ken Kalfus, Amanda Davis-. El resultado es un tanto desigual. La antología comienza con un excelente relato de George Saunders, irónico, en forma epistolar, la respuesta de un departamento de atención al cliente ante la protesta de una madre por la calidad de un extrañísimo producto. Y el libro se cierra con los cuentos de Rick Moody y de Jonathan Safran Foer, a mi juicio, junto al de Saunders, los mejores del conjunto: el de Moody, el más denso, siguiendo a un clip o a la sangre transferida, trata sobre el vagar sin rumbo que es la existencia, y el de Safran Foer nos presenta, en formato experimental, una interpretación de los silencios que se producen en las conversaciones en el seno de una familia de afectados cardiacos.
La presencia de la enfermedad, el uso de un lenguaje mínimal, heredero de la tradición de Carver, la familia como eje narrativo, alguna táctica experimental para demostrarnos que los cuentos no tienen que ser redondos, el desfile de tipos tocados del ala con pseudopatologías, o las mutilaciones físicas y morales, son algunas de las constantes de la escritura de estos autores. No cabe duda de que se pretende hablar de un mundo que se desmorona. Y la tristeza que comenta Zadie Smith proviene de la textura de resignación con que se produce la denuncia.


Fuente: Tribuna/Culturas

No hay comentarios:

Publicar un comentario