Buscar este blog

miércoles, 28 de junio de 2017

“Todo lo bueno es libre y salvaje”

Fuente: Culturamas

THOREAU

Todo lo bueno es libre y salvaje

Varios traductores
Errata Naturae
Madrid, 2017
211 páginas


Extrañamente, Thoreau era un pensador de pulso vital, constante. Al contrario que la mayoría, no buscaba la frase brillante que se pudiera aislar, sino mantener siempre la idea en marcha: lenta y por tanto natural. Publicar un libro con una selección de piezas, demuestra que era siempre el mismo hombre. Por poner el ejemplo opuesto: Ciorán era capaz de defender una idea en un aforismo y la contraria en el siguiente, siempre y cuando tuviera buena pegada, estuviera escrita con potencia. Pero Thoreau era un hombre que vivía en el sueño, y eso no es algo esporádico. Por eso este libro está dedicado a su homenaje constante al origen de la bondad, que está en la naturaleza, o de lo que deberíamos haber sabido conservar de la naturaleza. La civilización, la creación del hombre, si no mantiene el respeto al medio ambiente, es una mancha. Porque no reniega de las buenas invenciones, de la música, por ejemplo, que hasta puede escucharse en el tañido de una campana. Thoreau siempre fue espiritual, y eso no es lo mismo que ingenioso. Quien busque en este libro una demostración de inteligencia parecida a la de Oscar Wilde, se equivoca. Cioran o Wilde podrían haber destrozado a Thoreau en una tertulia de radio al uso, pero Thoreau dio una demostración de sensibilidad con su vida. Esta selección de textos es parte de ella. De ahí su valor, en todos los sentidos de la palabra “valor”.
Pocos escritores o pensadores han tenido la puntería y el pulso de Henry David Thoreau. Pero a Thoreau no le gustaba la caza, así que usaremos otra metáfora: digamos mejor que pocos escritores o pensadores han sabido extraer la miel del mundo a partir de una sola flor, pocos han estado tan dotados para ese aforismo, esa frase o ese breve fragmento tras cuya lectura sentimos que algo destella, que algo en nuestra vida puede cambiar, que se despliega un conjunto inédito de posibilidades existenciales. Los libros de Thoreau, sus ensayos, sus diarios, sus poemas, sus cartas y sus manuscritos inéditos son una fuente inagotable del pensamiento más luminoso e inmediato, aquel que nos golpea en la cara como una ráfaga inesperada de aire fresco y vivificador. Desde esta premisa, hemos recorrido toda su obra y hemos recogido en este volumen una amplia antología de los mejores pensamientos de Thoreau: aquí se trata sobre la belleza y el azar, la aurora y el crepúsculo, la amistad y la imaginación, la moda y la dieta, la libertad y la insumisión, la música y el silencio, los indios y la sabiduría, la simplicidad y el dinero, los viajes y la soledad, los árboles y los pájaros, el trabajo y el amor, la muerte y lo que nos salva, lo salvaje en la naturaleza y en nosotros mismos, los libros y el inextinguible deseo de leer, lo sagrado en el cielo y en la tierra, la felicidad de las marmotas y de los humanos, los paseos por el bosque y también por la ciudad, la estaciones y el ciclo interminable de la vida… Un verdadero regalo para todos aquellos que, tal como dijo Thoreau, saben que todo lo bueno es libre y salvaje.