Buscar este blog

Novedades

Novedades
Novedades

miércoles, 16 de mayo de 2018

Reinhold Messner y Krzysztof Wielicki, Premio Princesa de Asturias de los Deportes 2018

El jurado del Premio Princesa de Asturias de los Deportes 2018, reunido en Oviedo, acaba de anunciar que los alpinistas Reinhold Messner y Krzysztof Wielicki son los galardonados de este año porque “honran el deporte y son un ejemplo de superación”.
Miércoles, 16 de Mayo de 2018
Reinhold Messner y Krzysztof Wielicki.















Reinhold Messner y Krzysztof Wielicki. (Darío Rodríguez)
  • Reinhold Messner y Krzysztof Wielicki.Reinhold Messner y Krzysztof Wielicki.
  • Reinhold Messner en el IMS 2014Reinhold Messner en el IMS 2014
  • Krzysztof Wielicki. 2016Krzysztof Wielicki. 2016
Reinhold Messner, primer hombre que conquistó la cima de los catorce ochomiles sin oxígeno artificial, y Krzysztof Wielicki, primero en escalar tres ochomiles en invierno, honran el deporte y son ejemplo de superación”. Estas son las razones que ha destacado el jurado de los Premios Princesa de Asturias del Deporte para conceder el galardón de este año a estos dos alpinistas.
“Su labor social, humanitaria y de divulgación de los valores del alpinismo les ha convertido en un ejemplo para la humanidad. Sus gestas permanecerán en la memoria de futuras generaciones”, ha añadido en un comunicado público.

Ambos son una leyenda viva

Reinhold Messner (1944, Italia) celebraba la semana pasada los 40 años de una escalada memorable que marcó un antes y un después en la historia del alpinismo: el 8 de mayo de 1978, él y su compañero Peter Habeler fueron los primeros en conquistar la cima del Everest sin oxígeno.
Otros habían pisado antes el techo del mundo, pero nadie se había atrevido a hacerlo sin la ayuda de bombonas y respiradores. De hecho, muchos científicos y alpinistas aseguraban que era imposible, que el ser humano no podía sobrevivir tantas horas respirando el poco oxígeno que hay en el último tramo de la montaña. Sin embargo, Messner y su compañero lo consiguieron. Llegaron a los 8.848 metros del Everest, bajaron e inauguraron una nueva manera de hacer alpinismo que se convirtió en sinónimo de buen estilo.
A partir de aquí, Messner empezó a sumar conquistas en el resto de ochomiles hasta que en octubre de 1986 llegó a la cima del Lhotse y se convirtió en la primera persona del mundo en escalar los Catorce Ochomiles sin oxígeno artificial.

La edad dorada del alpinismo polaco

Krzysztof Wielicki (Polonia, 1050) es otra de las grandes figuras de la historia del ochomilismo. Suya fue la primera invernal a un ochomil –1980, Everest junto a Leszek Cichy– e inauguró una línea de actividades que proporcionó fama mundial a los polacos. “Nos perdimos la época de las grandes exploraciones, de 1950 a 1964. Todos los ochomiles ya se habían escalado”, contaba en una entrevista publicada en Desnivel 379. “Conquistamos el ochomil más alto en invierno y abrimos el camino de las exploraciones del resto”.
En 1986 consiguió la primera invernal del Kangchenjunga con Jerzy Kukuczka y, en 1988, Lhotse invernal en solitario. Con 68 años sigue conectado a los grandes proyectos del Himalaya. Este año ha sido el jefe de exedición de un grupo de alpinistas polacos que ha intentado conquistar el K2 en invierno, la última montaña que queda por ascender en la estación más fría.