Buscar este blog

Novedades recibidas

Novedades recibidas

miércoles, 10 de mayo de 2017

FREE SOLO


Fuente: La línea del horizonte



Se dice que alguien tiene los pies en el suelo cuando se le considera sensato. Y los criterios de la sensatez los establecen los condicionamientos. En realidad, se trata de un pacto tácito por el que la historia del hombre, como ser social, debe atenerse a unas reglas no escritas o, lo que es más grave, escritas en ese invento que tanto se asemeja a una cárcel al que se le ha puesto por nombre conciencia. Y se supone que el síntoma de tener la conciencia bien armada es tener los pies en el suelo. Es decir, que aferrarse a la tierra, o a la Tierra, si es que uno pretende escribir la palabra en un tono más lírico, le transforma al afectado en el guardián de la sabiduría solemne. Cuando la solemnidad no es nada más que un disfraz de la estupidez, especialmente si se pretende hacer de ella una norma. Tal vez la solemnidad se trate, en definitiva, de otra de esas normas que la construcción social nos ha hecho creer que son obligadas cumplir, cuando son otra de tantas patologías, otro síntoma de la neurosis, del fracaso.
De ahí que a nadie se le pueda tachar de romper las barreras de la locura, con más razón, que al que despega sus pies del suelo. Como por ejemplo estos retratos que Alexander Huber presenta en su libro, Free Solo, unos guerreros de la roca cuya armadura se reduce a unos pies de gato y una bolsa de magnesio. De repente llega John Bachar, o Peter Croft, o Wolfang GullichAlain Robert, o Alex Honnold o el propio Hubert, se planta en la base de una pared, se agarra a las primeras presas, se apoya sobre unos garbanzos o a unas lajas de caliza o de granito, y despega los pies del suelo. Y asciende en precario durante doscientos metros en vertical o en desplome. Sin seguros, sabiendo que no pueden permitirse un fallo, sacando de quicio a su ángel de la guarda. Y cuando baja, la única forma de justificar su veleidad es mostrar unas fotografías que roban el aliento. Porque saben que difícilmente nadie va a disculparles. Porque saben que esas sensaciones sublimes que se han mantenido en equilibrio a costa de un riesgo salvaje no se pueden expresar con palabras, que no hay otro lenguaje para comprenderlas que no sea el de la compasión, es decir, el de padecerlas con ellos.
Huber hace un esfuerzo titánico por expresarse, por alejar lo que con frecuencia se entiende como una batalla por su textura beligerante, atlética. Y así presenta la escalada como una celebración, como un acto de convivencia con la naturaleza, con la energía universal. Mucho me temo que su sincero y leal intento de explicar a su tribu va a quedarse en agua de borrajas. Lo que está tan cerca de la meditación, la gente lo identificará con la locura. Y es que la versión deportiva de la escalada, que es su mera apariencia, le está perjudicando. Al igual que le perjudica el peligro extremo: “Las reglas son sencillas: subir escalando, y cuando dejes de ser capaz de mantenerte sujeto a la pared, dejas de vivir”, escribe Hubert. Pero esa sentencia, ¿no es una metáfora de vivir, o al menos de la pasión de vivir?: Las reglas son sencillas: seguir viviendo… Si la respuesta es positiva, cabe preguntarse si la vida sin pasión es menos vida.
“Las reglas son sencillas: subir escalando, y cuando dejes de ser capaz de mantenerte sujeto a la pared, dejas de vivir”
Los hombres y mujeres retratados en este libro, tan merecedor de figurar en las estanterías de quienes desean comprender que la vida no tiene más fin que vivirla, han sido bastante maltratados por la conciencia social. Con todos los atributos carcelarios que supone el infierno de la conciencia, mayormente ese que se vincula con la culpa. Porque se considera una blasfemia que uno ponga al límite su propia existencia, sin comprender que, al protagonizar así sus propias vidas, quien practica la escalada libre se está regalando cada segundo de sus días y de sus noches, porque sabe que vive de prestado. Y de todos es conocido que podemos desprendernos de muchas cosas, de muchos objetos e incluso de los recuerdos. Pero jamás de los regalos.
 Free Solo. Alexander Huber.Desnivel, 2012 189 págs